Sobre la diversión y el disfrute

Normalmente, cuando se piensa en juegos se piensa en diversión, en esa risa salvaje que surge de los niños cuando con poco más que su imaginación y su mutua compañía juegan a cualquier cosa.

Sin embargo, basta con ver a estos señores jugar para darse cuanta que esto no es así:

ajedrez

Si bien existen juegos tremendamente divertidos, que generan carcajadas continuamente (como pueden ser The Stanley Parable, Munchkin o Fiasco), cada vez más olvidan el convencionalismo de la diversión y se centran en su propio tipo de disfrute.

De la misma manera que una película de terror o una tragedia clásica, los juegos pueden provocar distintos tipos de disfrute más allá del buen humor. Es más, si bien el disfrute divertido resulta satisfactorio de forma inmediata pero efímera, otros tipos de disfrute generan satisfacción a más largo plazo, grabándose a fuego en la memoria.

Por ello, a la hora de diseñar un juego, es importante tener en mente qué tipos de disfrute pretende evocar este, pues si no degenera con facilidad en la diversión vacía y en el empoderamiento sin significado, tópicos en el mundo de los juegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s